7 tips para una buena distribución en tu oficina

Tener una correcta distribución de los elementos en tu oficina puede mejorar el ambiente laboral. Siguiendo estos sencillos pero efectivos tips te llevarán a mejorar tu actitud hacia las tareas laborales, aumentar tu concentración y tu creatividad.

1. Mantén siempre tu escritorio organizado. 

El espacio de trabajo debe estar siempre organizado y limpio, libre de cosas que dispersen la atención para poder trabajar atentos y relajados.

2. El escritorio debe ser proporcional al espacio disponible. 

Un escritorio muy pequeño carece de jerarquía y no permite que trabajemos cómodos. Uno demasiado grande impide que tengamos las cosas a nuestro alcance y bajo control, nos hace perder autoridad y organización.

3. Materiales adecuados para el mobiliario.

La madera transmite solidez, estabilidad, confianza. Las mesas de vidrio trasmiten transparencia, agilidad mental y flexibilidad, pero es necesario combinarlo con la madera.Los escritorios de metal son conductores de energía, y nos dejan expuestos a la acción negativa de las radiaciones ambientales. Los laminados son energéticamente neutrales.

4. Formas para los escritorios.

Los escritorios rectangulares favorecen la concentración, perfectos para oficinas compartidas. Para las salas de los creativos es recomendable una mesa circular, óptima para la generación de ideas. Un escritorio en forma de U favorece la concentración, ya que hay una interacción positiva entre los que están en la parte interior con aquellos que estén en la parte exterior generando acercamiento y una comunicación cómoda y amigable. Es recomendable un mobiliario con bordes redondeados.

5. Colores en la oficina.

Colores como el verde agua o lavanda favorecen la concentración mental y se pueden complementar con detalles en colores vibrantes para generar dinamismo como las cortinas, cuadros o algunas decoraciones. Según la actividad que desarrolle podría elegir entre los siguientes tonos:

·         Comunicación: favorecen los colores durazno o terracota.

·         Generar nuevas ideas: tonos verdes.

·         Conectarse con las emociones: tonos azulados.

·         Trabajos repetitivos: los colores alegres en tonos de naranja y amarillo.

·         Favorecer la concentración y actividad mental: el blanco.

·         Transmitir confianza y estabilidad: colores naturales y beige.

6. Iluminación de los espacios.

Es muy importante que el ambiente este bien iluminado desde el techo para no generar sombras o brillos que provoquen molestias, accidentes o daños a nuestra vista que dificulten un buen desempeño.

Si tenemos una ventana es ideal aprovechar la luz natural poniendo el escritorio de costado. Se requiere una iluminación especial con las computadoras, pues están no deben recibir la luz solar de frente. Si las utiliza en la noche es importante equilibrar la luz proyectante de la pantalla ubicando una lámpara dirigida al teclado y área de trabajo y otra lámpara de pie con pantalla en la parte posterior de la pantalla a unos dos metros o dirigiendo una lámpara de escritorio hacia la parte posterior del monitor.

7. Sector de descanso.

Siempre se deberían tomar pequeños descansos y mientras el espacio lo permita podríamos ubicar un pequeño sillón cómodo y una mesita para el café u otras bebidas. Los colores de este sitio deben ser cálidos y diferenciarse de las áreas de trabajo. Este espacio debe estar acompañado de una lámpara, una pequeña fuente, música agradable y si es posible cuadros con paisajes primaverales.

¿Quieres que sigamos publicando información para mejorar tu entorno laboral? comparte y síguenos en Facebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×